lunes, 29 de mayo de 2017

El piano del maestro Alonso.



Francisco Alonso (Barcarola. Danza gitana. Noche en la alhambra. Miguel. Rosita. Pilarcita. Marcha mora. Doli. Ecoutez-moi. ¡Pólvora sin humo!. ¡Mi adiós a Granada!. aría Luisa. Guajiras. Nana murciana).
Iberian & Klavier, dúo de pianos. Ibermusik. IM002. Madrid, 2017.


El nombre del compositor granadino Francisco Alonso (1887-1948) está indisolublemente unido a la zarzuela de la primera mitad del siglo XX, gracias a títulos como La parranda, Las Leandras, Curro el de Lora, Las corsarias, La linda tapada, La picarona, la zapaterita, Me llaman la presumida … y por el celebérrimo y nostálgico zortzico Maitechu mía. Pero no fueron estas las únicas obras que escribió. En su etapa granadina, antes de que en 1911 llegara a Madrid en busca nuevos horizontes, escribió algunas composiciones, entre las que destacan un conjunto de obras para piano encuadrables en eso que llamamos música de salón, es decir música sencilla, destinada a pequeños y muchas veces familiares auditorios.

Esta es la música que el dúo pianístico Iberian & Klavier interpreta en un CD delicioso y agradable y en la que ya pueden advertirse las cualidades de un incipiente compositor que apenas tiene veinte años. Una juventud que no le imidió hacerse responsable de una banda de músicos formadas por los obreros de la cercana fábrica de El Fargue,  montar un coro dentro de la Sociedad Filarmónica, y ofrecer conciertos en la ciudad de la Alhambra.

La música aquí grabada resulta muy elaborada, dentro de los cánones de lo salonesco, muy variada en sus formas, desde lo bailable a lo romántico, y de una delicadeza sorprendente en la que destaca el canto melódico, la variedad de matices dinámicos y, sobre todo, la naturalidad y la frescura.

Si atendemos al carácter de los temas ofrecidos podemos encontrar la nostalgia contemplativa y placentera de la Noche en la Alhambra o de Mi adiós a Granada, pieza con la que se despidió de sus amigos granadinos cuando emprendió e viaje a Madrid. El ambiente y el misterio son palpables en la Danza gitana, y el poderío característico de la música moruna son patentes en la Marcha mora. La música de baile, muy habitual en estas músicas salonescas, está presente en los valses: saltarín y alegre vals Miguel, el delicado Rosita, el elegante y señorial Pilarcita y el melancólico y casi triste Doli. Como contraste, la desenfada y alegre polca María Luisa. Por último, ¡Pólvora sin humo!, oficialmente un pasodoble, muestra la capacidad de Alonso para enlazar melodías y ritmos que nos recuerdan un vibrante galop, un pasodoble bailable, o un alegre pasacalle.

La interpretación de este conjunto de pequeñas pizas es delicada y muy cuidada. Manuel Tévar y Laura Sierra, los componentes del dúo Iberan & Klavier han hecho un trabajo ejemplar, cuidando el carácter de cada pieza, construyendo las dinámicas y marcando la naturalidad y la frescura de cada música.

El CD se acompaña de un libreto que, además de una breve biografía del maestro, redactada por la especialista María del Coral Morales, incluye la reflexión personal de Carmen Alonso de la Joya, hija del maestro, sobre esta música de su primera época.

Además, y como magnífico complemento se añade un DVD filmado en la Alhambra de Granada, en el Teatro de la Zarzuela, en la casa madrileña y en el “carmen” escurialense del músico. Interviene como narrador Paco Valencia, nieto del compositor, Rubén Fernández-Piccardo, pianista y musicólogo estudioso de la obra de piano del compositor,  de Carmen Alonso, y de Reinaldo Fernández, responsable que fue del Centro de Documentación de Música y Danza de Andalucía, en el momento en que allí se depositó el legrado granadino del maestro Alonso.

José Prieto Marugán

No hay comentarios:

Publicar un comentario