lunes, 27 de febrero de 2017

Zarzuela: La revoltosa.



Sainete lírico en un acto. Libreto de José López Silva y Carlos Fernández Shaw, Música de Ruperto Chapí. Estreno: 25 de noviembre de 1897, en el Teatro Apolo, de Madrid. Acción en Madrid, en época del estreno.
 
LA REVOLTOSA
Nueva producción. Teatro de la Zarzuela, de Madrid
Zarzuela por jóvenes y para jóvenes.
Representado por un grupo de jóvenes cantantes y actores,
 elegidos tras un proceso de audiciones y acompañados por un grupo de cámara..

Versión libre de Guillem Clua.
Adaptación musical: Javier López de Guereña

1 al 5 de marzo de 2017.
Intérpretes:
Ana Cris Marco (Mari Pepa). María José Garrido (Soledad). Cielo Fernández (Encarna). Nuria Pérez (Gorgonia)
Alberto Frías (Felipe). Joselu López (Cándido). José Miralles (Tiberio). Javier Ariano (Atenedoro). Felipe Forastieri (Sr. Candelas). Natan Segado (Chupitos).

Escenografía y vestuario: Silvia de Marta.
Iluminación: Juanjo Llorens.
Dirección de escena: José Luis Arellano.
Grupo de cámara (2 violines, viola, violonchelo, piano, percusión, contrabajo y flauta),
Dirección musical: David Rodríguez.
Nueva producción del Teatro de la Zarzuela, de Madrid.

Funciones escolares:
Día 1 (10 y 12.30 h.) – Día 2 (10 y 12.30 h.) – Día 3 (11 h.)
Funciones familiares:
Día 3 (19 h.) – Día 4 (19 h.) – Día 5 (12 h.).



Datos de la versión original.
Personajes e intérpretes del estreno. Mari Pepa, tiple o mezzosoprano (Isabel Brú). Gorgonia, esposa de Cándido (Pilar Vidal) Soledad, novia de Atenedoro, tiple cómica (Luisa Campos). Encarna, esposa de Tiberio (Matilde Zapater).
Felipe, tenor o barítono (Emilio Mesejo). Señor Candelas (José Mesejo). Atenedoro (José Ontiveros). Cándido (Emilio Carreras). Tiberio (Eliseo San Juan). Chupitos, aprendiz con Cándido (Srta. Zavala)

Números musicales. Preludio. Escena y seguidillas (“Al pie de tu ventana vengo a cantarte”). Cuarteto (“¡Qué! ¡Olé! ¡Requeteolé!”). Intermedio y escena (“Eso le pasa a las hembras”). Guajiras (“Cuando clava mi moreno”). Dúo de Felipe y Mari Pepa (“Por qué de mis ojos los tuyos retiras”). Escena final (“No hay nadie, ¡adentro!”).

Argumento. Patio de vecindad madrileño. Cándido, Felipe y Tiberio juegan al tute. Atenedoro templa una guitarra y Encarna y Soledad preparan los adornos y farolillos de la inminente verbena. El Señor Candelas intenta acallar el alboroto del patio y recrimina su conducta a todos los vecinos: a los enviciados con el juego, a los seguidores de faldas ajenas... Tiberio está dispuesto a contestar al sermón, pero le retienen. Cuando desaparece Candelas, cada uno reanuda su actividad. Al poco, Mari Pepa sale de su cuarto, lo que desata una cascada de piropos y requiebros en el patio. La joven lo atraviesa garbosamente y cuando desaparece, los hombres quedan a merced de las furias de sus legítimas mujeres. Al ruido aparece, de nuevo, el Señor Candelas a quien Gorgonia incita para que, como encargado de la casa, restablezca el orden y la moral en la comunidad.

domingo, 26 de febrero de 2017

José Luis Temes: Nuevos Cds dedicados a Ángel Arteaga.



José Luis Temes continúa su incansable labor en pro de la difusión de esa música española que no suele estar presente en los programas de nuestros conciertos.

Hace unos días le escuchamos con la Orquesta de la RTVE un concierto con obras casi inéditas de
María Rodrigo, Jesús Codina, Jacinto Torres y Evaristo Fernández Blanco [http://zarzuelerias.blogspot.com.es/2017/02/descubriendo-nuestra-musica-sinfonica.html].

Hoy le citamos por una nueva edición discográfica presentada en la SGAE madrileña el pasado martes.21 de febrero. 

W. Pitzenbauer, J.L. Temes y A. Felpeto (Foto: Joaquín Guijarro)

Se trata de dos nuevos CDs dedicados a la música del compositor castellano-manchego Ángel Arteaga (1928-1984). José Luis Temes, responsable del proyecto, detalló el contenido del doble trabajo: el primero, dedicado a las bandas sonoras cinematográficas del compositor; y el segundo, centrado en las músicas para conjuntos de viento. Éste último, además, ha sido interpretado en su casi totalidad por músicos de Campo de Criptana (Ciudad Real), localidad natal de Arteaga.
La grabación y remasterización ha contado, como es habitual en los trabajos del director de orquesta madrileño, con Javier Monteverde como ingeniero de sonido. Un interés añadido es el bonus de uno de los dos discos, que recoge la única grabación disponible de la ópera radiofónica infantil El bosque de Sama, con libreto de Juan Pedro Aguilar. Fue ésta, además, la primera grabación que dirigió José Luis Temes, grabación que inicia más de cuarenta años de discos dedicados al Patrimonio Musical Español.
Los dos CDs de Arteaga han contado con el patrocinio de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes,  del Gobierno de Castilla–La Mancha, cuyo titular, Ángel Felpeto, reivindicó ante los asistentes la voluntad de recuperación y potenciación del patrimonio cultural de la región en la más amplia acepción del término. La viuda del compositor, Waltraud Pitzenbauer, evocó recuerdos personales de su marido, a quien su prematura muerte privó de lo que hubiera sido todo un periodo de madurez creativa. J.P.M.

martes, 21 de febrero de 2017

Se recupera La malquerida, de Manuel Penella.




Portada de la partitura original manuscrtia (Archivo SGAE)
En 1935, concretamente el 12 de abril, en el teatro Victoria de Barcelona, se estrenaba La malquerida, zarzuela con letra y música de Manuel Penella (1880-1939) basándose en el drama del mismo título de Jacinto Benavente (1866-1954), que fue estrenado en 1913, por María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza en el Teatro de la Princesa, de Madrid.

Esta Malquerida lírica, a cuyo estreno asistió el dramaturgo recibiendo los calurosos aplausos del público fue interpretada en sus principales papeles por  Matilde Martín y Pablo Gorgé.

Posiblemente obligado por las características propias del género lírico español, Penella  incluyó algunas escenas cómicas (como la “canción del sacristán”  y un dúo entre Benita y Rufino); incluso introdujo el coro, aunque no tiene demasiada presencia, pues es ajeno al tremendo drama rural y familiar que es La malquerida benaventina. En el resto de la música destacan varias romanzas de los protagonistas, una “serranilla”, a cargo de Esteban, un “dúo” entre este y Raimunda, y un atractivo pasacalle.

Quizá no sea necesario recordar el núcleo argumental de La malquerida: En la Hacienda de El Sotyo, viven Doña Raimunda y su hija Acacia. Tras la muerte de su marido, Raimunda se casa con Esteban, quien se enamora de Acacia. Ciego de celos, Esteban comienza a perseguir a los hombres que rodean a la muchacha, a la que comienzan a llamar en el pueblo la “malquerida”.

Página del libreto original (Archivo SGAE)
A partir del manuscrito original de la zarzuela conservado en la SGAE, el musicólogo Enrique Mejías ha realizado una edición moderna, que podrá verse en Madrid y Valencia, pues se trata de una coproducción entre los Teatros del Canal y el  Palau de les Arts de Valencia.

En la rueda de prensa de presentación, con intervenciones de Emilio López, director de escena, y Manuel Coves, director musical, se destacó la dificultad interpretativa de esta obra que obliga a los cantantes a un esfuerzo suplementario doble: de un lado la amplitud de texto hablado que tiene la obra y de otro, mucho más difícil, la extraordinaria carga dramática de la zarzuela que apenas les deja tiempo para prepararse para el canto (incluso cómico) tras una intensa y dramática intervención hablada. Además, en esta recuperación se ha incluido una romanza de soprano de Curro Gallardo, obra hoy desconocida del compositor valenciano.

           
Teatros del Canal, Madrid: 28 de febrero, 1,3,4,5 de marzo.
Cantantes: Cristina Faus, soprano (que será Raimunda), Sonia de Munck, soprano (Acacia), César Sanmartín, barítono (Esteban), Alejandro González del Cerro, tenor (Norberto), Gerardo López, tenor (Rufino), Sandra Fernández, mezzosoprano (Benita).
Actores: Elena Lombao. Cristina Bernal. Pedro Bachura.
Escenografía: Nathalie Deana. Vestuario: Gabriela Salaverri. Iluminación: Sergio Gracia.
Dtor. escena: Emilio López. Dtor. musical: Manuel Coves.

José Prieto Marugán.

El autoempelo engañoso.



Pensamientos de un barbero.

Con  no poca frecuencia escucho comentarios y opiniones sobre las ventajas de eso que ahora llaman autoempleo. Esta misma mañana, hace un rato, un parroquiano habitual lo comentaba, mientras le apañaba el cuero cabelludo. Escuchándole, con la paciencia y cortesía que es norma de la casa, algunas ideas saltaban entre las neuronas de mi cerebro: como a este tío se le ocurra aplicarse eso del autoempleo en lo que los pelos se refiere … Tampoco me imagino que cada uno de nosotros podamos ser jefe y obrero al mismo tiempo.

Mientras esperaba un nuevo parroquiano me dije: esto del autoempleo no es una idea tan novedosa y revolucionaria; ya lo estamos ejerciendo como sin querer, desde hace algunos años. Sin poder evitarlo y, lo que es peor, sin que los beneficios del trabajo reviertan en el que lo hace, es decir en nosotros. Si lo del autoempleo es hacer las cosas uno mismo, lean y recapaciten sobre estos ejemplos.

Grandes superficies. En estos establecimientos ya hace algunos años había unos chavales que recogían y ordenaban los carros; ahora no. Usted es quien lo toma, previa introducción de una moneda en el lugar señalado (lo que le obliga a conoce de antemano a aprovisionarse en consecuencia) y debe dejarlo en el sitio adecuado, de lo contrario perderá usted el precio del derecho de uso del carro. Ya no hay chavales que hagan esta tarea en lugar de estar mano sobre mano o incordiando al vecindario. Ya no hay muchachos que se ganen unas perras con esta labor y empiecen a experimentar qué es el trabajo. Tampoco se puede entrar en la empresa empezando por la realización de esta tarea. Antes,  había casos.

sábado, 18 de febrero de 2017

Descubriendo nuestra música sinfónica.


José Luis Temes, director de orquesta

Obras de M. Rodrigo, J. Codina, J. Torres y E. Fernández Blanco. M. Espinós, piano. Orquesta Sinfónica de la RTVE. Director: José Luis Temes. Teatro Monumental, de Madrid, 16-2-2017.


Reconocer a José Luis Temes la condición de adalid de la música española no es una novedad, pero no está de más recordar su trabajo ingente en favor de nuestra música, de esa música tantas veces olvidadas que él ha programado en los teatros y ha grabado en una importante cantidad de discos.

El programa que se comenta es una muestra de ese interés del director madrileño: cuatro obras, prácticamente cuatro estrenos, de calidad musical indiscutible, tres de ellas firmadas por autores casi desconocidos y que no suben a los atriles con la frecuencia que deberían. Abrían la sesión las Rimas infantiles, de María Rodrigo (1888-1967), música delicada y directa inspirada en las canciones de nuestra infancia, pasadas por la paleta colorista de una compositora sabedora de las posibilidades de una orquesta sinfónica. Temes las expuso destacando contrastes y texturas, sin perder la ingenuidad y la sencillez del material original.

El Concierto para piano y orquesta de Jacinto Codina (¿17…?–1818), verdadero estreno en tiempos modernos, sorprendió al auditorio desde los primeros compases. Música de finales del XVIII con sonoridades del último Mozart o del primer Beethoven es una página magnífica que destaca por su transparencia y el equilibrio entre orquesta y solista. Fue protagonizado por la pianista alicantina Marta Espinós con limpieza extraordinaria, pulsación firme,  buen estilo y técnica, expuestos especialmente en la virtuosa cadencia del primer tiempo. Un concierto muy agradecido cuya partitura apareció en la Biblioteca Palatina de Parma y que ha sido preparado para su ejecución por el musicólogo asturiano Raúl Angulo.

La obra de nuestro tiempo (no olvidemos que José Luis Temes ha prestado y presta mucha atención a la música de hoy) fue un atractivo fresco sonoro titulado Tres pinturas velazqueñas, página de envergadura que traslada al mundo sonoro la impresión de tres obras maestras del pintor sevillano: La Venus del espejo, Cristo crucificado y El triunfo de Baco. El tríptico, de Jesús Torres (1965), mereció el Premio de composición de la AEOS (Asociación Española de Orquestas Sinfónicas); lo explicó Temes destacando la riqueza  tímbrica, el misticismo, la contemplación, la alegría, la tragedia, la danza … toda una serie de impresiones que genera esta oba, aplaudida por el público.